lunes, 13 de agosto de 2018

SIENA Y MONTERIGGIONI


SIENA

La ciudad de Siena es una de las ciudades más conocidas de Toscana. No es una gran ciudad por su tamaño (55.000 habitantes) pero sí por su cultura, sus monumentos, tradiciones y patrimonio. Situada en el centro de Toscana, al sur deFlorencia y al este del pequeño macizo de las colinas Metalíferas. En mitad de una zona de colinas, la geografía de la región es la típica de Toscana con pequeños valles, montes bajos, zonas boscosas, cipreses perdidos entre los campos de cereal que acompañan al viajero en su recorrido por esta parte de Italia


INTERIOR DEL BAPTISTERIO.


La catedral cuenta con su propio museo, el Museo dell’Opera Metropolitana del Duomo, con esculturas originales provenientes de la fachada de la catedral. La catedral es uno de los mejores ejemplos del gótico italiano, destacando por la belleza de su piedra blanca, así como sus techos y columnas interiores. La torre rivaliza con la Torre de Mangia del ayuntamiento.





MUSEO ECLESIÁSTICO








LA PLAZA DEL CAMPO.







LA FUENTE EN LA PLAZA DEL CAMPO.



VISTA DE LA CIUDAD DESDE LA IGLESIA D0MENICO































COMIENDO HELADOS EN LA PLAZA DEL CAMPO.










EL LOBO: RÓMULO Y REMO.








SILLERÍA DEL CORO.



LA LINTERNA.












ALMORZANDO EN SIENA.







PUERTA PRINCIPAL DE ENTRADA A LA CIUDAD MEDIEVAL.



MONTERIGGIONI



Construido entre 1213 y 1219 sobre una de las colinas de Siena con fines estratégicos y militares, Monteriggioni es un atractivo pueblecito medieval localizado a 55 kilómetros al sur de Florencia.Conocido desde la Edad Media gracias a su estratégica ubicación, Monteriggioni se mantiene prácticamente intacto y protegido por su muralla desde su construcción, gracias a lo cual permite a sus visitantes transportarse en el tiempo.



Monteriggioni es un pequeño pueblecito con apenas 50 casas de piedra que cuenta con una agradable plaza mayor y una pequeña pero encantadora iglesia románica. El pueblo cuenta con dos restaurantes, algunas tiendecitas y bodegas especializadas en los vinos de la región.

A pesar de que Monteriggioni no tiene demasiados lugares para visitar, resulta un placer recorrer sus callejuelas y disfrutar de su ambiente tranquilo y encantador. Uno de los puntos fuertes de la visita es la subida a sus murallas, desde donde se puede divisar el hermoso paisaje de la campiña toscana.














YO, PEPI, FLOR Y AMELIA












ESTA FOTO ES DE AYER EN CAMPOCATINO, CON BEGGIO  Y AMALIA BAILANDO CUANDO NOS CAYÓ LA TORMENTA.